ENVÍO GRATUITO A BARCELONÉS, INCLUYE BARCELONA CIUDAD, BADALONA, STA COLOMA DE GRAMANET, SANT ADRIA DEL BESOS Y L’HOSPITALET DEL LLOBREGAT

GARANTIA DE 1 AÑO

PULSERAS

Uno de los placeres de lucir una pulsera es que sigue las evoluciones de quien la lleva y proporciona movimiento, además de adorno al brazo.

Crean sonidos, el delicado tintineo de multitud de finos aros, al ruidoso cascabeleo de una pulsera bien provista de dijes.

Hay muchos estilos donde elegir: desde los antiguos brazaletes rígidos a las modernas pulseras con cuero o caucho.

En los tiempos antiguos era muy normal llevar una pulsera rígida en la parte superior del brazo. En Egipto este tipo de pulseras eran muy apreciadas.

Hoy en día también se usan, pero mucho menos, destacan mucho cuando se llevan, son especiales y bonitas.

Las cadenas o placas eslabonadas se emplean para elaborar pulseras desde tiempos antiguos.

Las pulseras denominadas riviere, semirrígidas con circonitas engastadas, son piezas muy vistosas y elegantes. Las circonitas tanto en blanco como en color hacen que la pieza pueda lucir en cualquier ocasión.

Las pulseras con dijes, colgantes, empezaron a ser con pequeños amuletos que después se han ido reconvirtiendo en diferentes motivos, normalmente siempre representativos.

Las pulseras rígidas pueden ser abiertas o cerradas, las abiertas han de ser fuertes para poder abrirlas y cerrarlas sin que se estropeen.

Las cerradas son con charnela y cierre para poder abrirlas al colocarlas en la muñeca.

Cuando no tienen cierre han de ser lo suficientemente anchas para que pasen por la mano.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad